ORIGEN

La palabra teppanyaki se deriva de teppan, que significa “plancha de acero” y yaki, que significa “a la parrilla”.

El Teppanyaki o Teppan yaki es un tipo de cocina japonesa en la que se utiliza una plancha para cocinar los alimentos. En Japón se denominan Teppanyaki incluso a los platos que se elaboran utilizando un Teppan. Algunos de los platos japoneses teppanyaki pueden ser el okonomiyaki, yakisoba o mojayaki.

La cadena japonesa de restaurantes Misono introdujo este platillo con un concepto influenciado por la cocina “occidental” del teppan en Japón en 1945. Pronto se dieron cuenta de que el platillo era más popular entre los extranjeros que entre los propios japoneses, que disfrutaban tanto ver el espectáculo de habilidades de los chefs que preparaban los alimentos, como la cocina misma, más familiar que los platillos de comida tradicional japonesa. Al momento en que este tipo de restaurantes se convirtió en un punto de visita por parte de los turistas, la cadena introdujo cambios para aumentar el espectáculo por parte de los chefs como por ejemplo, apilar aros de cebolla en forma del Monte Fuji y prendiéndoles fuego, haciendo un volcán flameante de cebollas.

En Estados Unidos también se le conoce por el nombre de hibachi, y los establecimientos son conocidos como “Steakhouse japonés”.
 

INGREDIENTES PRINCIPALES
Los ingredientes principales de un buen teppanyaki son la carne de res, pollo, pescado o mariscos, acompañado con guarnición de verduras (cebolla, berenjena, brócoli, zanahoria, hongos entre otros).

PROPIEDADES NUTRICIONALES

Carne:
Las carnes rojas se consideran el principal aporte de hierro, proteínas, creatina, zinc, fósforo y vitaminas como B12, tiamina, riboflavinas y niacina. La cantidad semanal recomendada de carne (blanca / roja): 3, 4 raciones.

Pescados: proporcionan proteínas de alto valor nutritivo, además de tener entre un 2% y  un 5% de grasas insaturadas, que son justo aquellas que necesita el cuerpo humano. De ellas se deriva el omega3 que redunda en reducir los riesgos de infarto de miocardio. Además aportan yodo, fósforo, hierro, magnesio, calcio y vitaminas A, D y B12. La cantidad semanal recomendada de pescado: 4, 5 raciones.

Mariscos:
Al igual que el pescado, aporta proteínas, así como diversos minerales, entre ellos, calcio, magnesio, fósforo o hierro. Además de proporcionar vitaminas A o retinol, B2 o riboflavina, B6 y B12. El contenido de grasas del marisco no es muy elevado, y destacan las poliinsaturadas, con ácidos grasos omega 3, que juegan un papel importante en la prevención de enfermedades cardiacas.

Hongos: Los hongos son probióticos, lo cual significa que ayudan al organismo a combatir las enfermedades, restaurando el bienestar y  el equilibrio natural, haciendo que nuestro sistema inmune funcione correctamente para eliminar a los agentes externos que pudieran desequilibrar nuestra salud. El consumo frecuente de algunos tipos de hongos podría beneficiar nuestra salud. Su aporte vitamínico esta basado en el grupo B y E, y es una muy buena fuente de zinc. También se cree que ayuda a contrarrestar cuadros de depresión, ansiedad y fatiga; además posee fibras que ayudan a normalizar el tránsito intestinal tiene 2gr. de fibra por cada 100 gr. de producto lo cual nos da la sensación de saciedad y protege frente al cáncer de colón y las enfermedades cardiovasculares.

Zanahoria: Es una excelente fuente de vitaminas y minerales, posee grandes cantidades de hidratos de carbono, lo que ayudará al organismo evitando el cansancio y regulando el metabolismo. Su color naranja se debe a que es rico en Beta-caroteno o Pro-vitamina A, lo que ayuda a proteger a la piel de los radicales libres y es esencial para la vista. Su contenido de ácido fólico hace que sea recomendable para tratar cierto tipo de anemias y reducir el riesgo de espina bífida durante el embarazo.

SIGUIENTE

facebook   Flickr    Twitter   YouTube

 

Accesar Bokenka ©2008. Todos los derechos reservados
Powered by